México

Tulum no es el paraíso

Seguimos con nuestra ruta por México, después de pasar por Ciudad de México, Campeche y Valladolid, ahora nos dirigimos al Caribe Mexicano.

Dia 8. Últimos Cenotes y Tulum

Nos levantamos el día de Año Nuevo bien temprano, para estar a las 08:00 am en el Cenote Suytun y visitarlo sin gente. Está situado a 9 km de Valladolid, unos 15 minutos. Tiene parking gratuito.

Y mereció mucho mucho la pena, para mí el Cenote más impresionante, es prácticamente una cueva, sólo entra luz por un pequeño agujero qué le aporta una magia especial.

Es un cenote bastante grande, el significado de su nombre es “Cenote de Piedra”. Tiene una pasarela hasta el centro del cenote dónde justo da la luz del sol. Una maravilla!!
El horario es de 08.00h a 19.00h, y el precio es de 120 pesos por persona.

Pero esto no es lo único que nos iba a sorprender, sino que justo al lado e incluido en el precio hay otro cenote impresionante.

Con dos árboles dentro, lleno de vegetación… es una pasada!

Después de este lugar, fuimos a los cenotes X’Kekén y Sámula, que están muy cerca el uno del otro.

Están ubicados a 3 km de Valladolid, se puede pagar para entrar a uno o a otro o a ambos. (80 pesos por cenote, o 120 pesos ambos) Nosotros entramos en ambos. El horario es de 08.00 am a 17.00 pm. Tiene parking gratuito.

Cuándo llegamos ya había varios autobuses de excursiones y eso hizo que no estuviéramos muy agusto, pero ambos merecen la pena.

El cenote X’Kekén es una caverna subterránea, el sol atraviesa un pequeño agujero que ilumina el agua del cenote.
El baño en este lugar es una pasada rodeado de estalactitas.

El cenote Samulá es una cavidad enorme, también con un hueco en el techo que deja pasar la luz e ilumina el agua azul turquesa del cenote. Para bañarse hay que usar chaleco.

Después de vivir estas grandes experiencias dijimos adiós a Valladolid y nos dirigimos rumbo a Tulum, situado a 100km (1,5 h)

Al llegar a Tulum fuimos al Hotel Casa Rosa, un alojamiento que encontré por facebook, ya que al ser año nuevo estaba todo completo o prohibitivo. Encontré este alojamiento que superó las expectativas, muy bien ubicado en el pueblo de Tulum, al lado de la avenida principal y la noche nos costó 32€ (700 pesos).

Hotel Casa Rosa

Dejamos las cosas y nos dirigimos a la playa, fuimos a Xpu-Ha a 40km (30min). La llegada no pudo ser peor, estaba abarrotado de gente, clubs de playa que se habían quedado sin comida y agua, música a tope, mucha gente pero mucha!

Supuestamente es una de las playas más tranquilas de la zona, probablemente sea que en días festivos como aquel día se llene.

Sargazo

Tuvimos que andar bastante para encontrar un lugar donde poner la toalla, y que no hubiera sargazo para podernos bañar, algo que no pudimos hacer porque el agua estaba muy agitada. Mi imagen del Mar Caribe cómo un mar tranquilo y placentero se borró al momento.

Una pena el problema del sargazo, debido al calentamiento global, es algo que afecta a todo el Caribe, y en la Riviera Maya lo pudimos comprobar. Es algo que depende del viento y muy difícil de controlar. Además huele fatal! Si queréis saber algo más del sargazo os dejo este link.

Lo peor no había pasado todavía! vaya comienzo de año qué tuvimos… Después de irnos al hotel a descansar un poco. Se nos ocurrió ir en coche a la zona de playa de Tulum (la zona más “cool”).

Es una carretera de dos sentidos, muy estrecha, dónde hay hoteles, restaurantes y bares muy exclusivos. La carretera no tiene salida aunque tiene varios kilómetros, lo que hace que se monten unos atascos monumentales!

Logramos aparcar y dimos un paseo… es difícil acceder a la playa porque no hay acceso, son todo hoteles de lujo privados, nos colamos por uno para ver qué tal estaba playa por allí, obviamente al haber hoteles, estaba más limpia, pero también había sargazo.

Sargazo

Al volvernos hacia el pueblo de Tulum estuvimos casi 2 horas para hacer 2 km… desesperante!

Consejo: No vayáis nunca en coche! He de decir que también era temporada alta y había bastantes fiestas de Año Nuevo.

Tulum nos decepcióno mucho, tuvimos mucha mala suerte, aparte de que no nos gusta el turismo de masas, estaba saturado, había colas para todo, horas esperando en restaurantes..

Fuimos a cenar a un restaurante justo al lado del hotel qué tenía opción vegetariana llamado Rincón Poblado. Ese día nos fuimos a dormir muy agotados deseando que acabara.

Dia 9. Gran Cenote y Playa

Nos levantamos pronto otra vez para ir al Cenote más famoso de Tulum, el Gran Cenote, situado a 3,5km de Tulum, abre a las 08.00h y ya había cola. Cuesta 180 pesos por persona.

Nosotros fuimos en coche, pero se puede ir en bicicleta. Es un cenote más pequeño de lo que parece en fotos, pero sus aguas cristalinas lo hace que sea muy bonito. Cómo consejo, ir pronto porque se llena de gente y al ser pequeño, agobia. También escuchamos que por la tarde suele haber menos gente porque las excursiones van por la mañana… pero nunca se sabe.

Después nos volvimos a Tulum para devolver el coche, que habíamos alquilado en el aeropuerto de Mérida días atrás.
Y teníamos un problema, en Tulum para ir a la playa necesitas transporte, los taxis son carisimos, no hay Uber ni Cabify está prohibido, tuvimos que movernos bastante para encontrar un sitio dónde hubiera una moto disponible. (no había ni bicis!)

Lo encontramos! y así pudimos irnos a la Playa de los Pescadores, y pasar allí toda la tarde relajados, comiendo fruta con chile.

Vendedora de fruta con chile


Con moto todo se ve de otra manera, podíamos aparcar y no había atascos! Pero para variar seguíamos con mala suerte y empezó a llover y llover. Nos tuvimos que volver al hotel.

Cuándo escampó dimos un paseo por el pueblo de Tulum, hay muchísimas tiendas súper chulas! Un poco más caro que en el resto de México… pero bueno.

Fuimos a cenar a un restaurante muy chulo llamado La Hoja Verde

La Hoja Verde

Dia 10. Relajados en Tulum

Al día siguiente nos fuimos al Azulik Tulum, que no nos dejaron entrar a la parte de arriba pero pudimos ver la galería de arte que es impresionante. (abre a las 10.00h y es gratuita)

Azulik Tulum

Estuvimos por toda la zona de playa viendo a los pelícanos y disfrutando de un día tranquilo amenazado por la lluvia constante.

Así terminaban nuestros días en Tulum, con ganas de coger el transporte hacia el sur y huir del turismo de masas.

Nuestra imagen del idílico Caribe se había esfumado, y de hecho es el único lugar de México del que nos llevamos una experiencia un poco mala. Pero bueno con todo lo demás nos robó el corazón, y no se puede generalizar.

Continuará…

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: